¿Por qué algunas de las Instrucciones la Toráh parecen caprichosas?

En toda la Escritura pero particularmente en la Toráh (el Pentateuco), hallaremos normas y leyes que parecen no tener sentido o que simplemente parecen caprichosas.

Efectivamente, muchos de los decretos entregados por Yehováh no son del todo comprensibles; pero tienen una razón de ser. Y aunque por ahora no descubramos del todo su significado, podemos estar seguros de que por lo menos están poniendo a prueba nuestra capacidad de obedecer, es decir, de seguir instrucciones. Basta regresar al relato de Génesis en el Edén.  Yehováh había advertido al hombre:

…y ordenó Yehováh ‘Elohim al hombre diciendo: De todo árbol del huerto come libremente, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás de él, porque el día que comas de él, ciertamente morirás. Génesis 2:16-17

Ahora pensemos por un momento en lo que las organizaciones de derechos humanos y similares hubieran dicho al haber estado presentes: «No es justo; si el árbol está ahí es para comerlo»; «es maltrato psicológico no poder acceder al placer de comerlo»; «amenazar con la muerte, es manipulación»; «eso es bulling»; etc.

Sin embargo había una razón: Puesto que el hombre fue creado para vivir en dependencia de Yehováh y confiando en Él, entonces debería tener la oportunidad de demostrar su confianza y lealtad decidiendo seguir Sus instrucciones; al fin y al cabo Yehováh le había provisto no solo la vida sino todo aquello que lo rodeaba. Pero sabemos el resto lamentable de la historia: el hombre decidió actuar independiente de su Creador.

Todo el contenido de las Escrituras, no es otra cosa que la historia de lo que Yehováh tuvo que llevar a cabo para darnos de nuevo la oportunidad de retornar al punto en el cual nuestro antepasado Adam tomó la decisión errada de apartarse de Él.

Así es que, gracias a la obra de Yeshúa, cada uno de nosotros tiene la oportunidad de hacer la decisión correcta: Dejar nuestro bien y nuestro mal en Sus manos. Y parte de ese proceso tiene que ver con aceptar y seguir normas, reglas, decretos o leyes, cuyo propósito no entendemos con toda claridad.

Por ejemplo, al leer Levítico 6:12, uno se preguntaría:

  • ¿Qué necesidad de mantener el fuego encendido en el altar aún cuando no se estén ofreciendo sacrificios? Eso va contra la naturaleza, quemando madera sin necesidad, acabando los bosques… etc, etc. ó
  • ¿Por qué se debe presentar una décima de un efa de harina (Lev 6:20) y no un 25% o la mitad o todo el efa? ó
  • ¿Qué tiene de malo comer cerdo? Hoy esos animales son criados con altas normas de higiene! ó
  • ¿Qué necesidad de guardar el Shabbat o las Fiestas de Yehováh? Yo hago lo que me parece mejor y Él lo acepta porque lo hago de todo corazón!

Y así pueden surgir muchos argumentos contra cada mandamiento. Pero el punto importante aquí, es que nosotros, como pueblo de Yehováh, necesitamos ser entrenados en aprender a seguir instrucciones; aprender a obedecer. Esto es un hecho de crucial importancia porque Su Universo se mantiene gracias al orden que Él ha establecido y que todas sus criaturas y su Creación en general siguen y respetan, con excepción, claro está, de Ha-satán, sus huestes y nuestra humanidad caída.

Esto es similar al entrenamiento que hacemos con nuestros hijos (o que debiéramos hacer), al enseñarles a obedecer y respetar la autoridad. Si un niño no es entrenado en esto, crece como un monstruo sin control que terminará haciéndose daño a sí mismo y a la sociedad por supuesto.

El libre albedrío nos fue concedido precisamente para eso: para tener la oportunidad de hacer decisiones correctas. Pero necesitamos entrenarnos en el discernimiento del bien y del mal, siguiendo los parámetros definidos por Yehováh en su Toráh. Nuestra opinión allí no cuenta.

Yehováh como Creador, como Dueño y como Juez Supremo del Universo, tiene derecho a establecer las reglas de juego para quienes habitamos en Su Tierra. Y no solo nos da reglas, sino que  nos advierte del efecto que tendrá seguirlas o no hacerlo, porque Él como Diseñador sabe de la causa y efecto de cada cosa que creó. Al final, si no obedecemos, no le estamos causando ningún daño a Él y sino solo a nosotros.

Entonces, como siempre, podemos elegir: Seguimos sus parámetros, o los consideramos bulling (matoneo) y hacemos nuestras propias reglas.

El asunto del que no hay escape, es que al final de la vida tendremos que confrontarnos con Él y si hemos optado por lo segundo, entonces deberemos convencerlo de que Él estaba equivocado, demostrarle que sus leyes eran injustas y que nosotros estábamos en lo correcto, cosa que va a ser muy, pero muy  difícil.  Tú eliges.