Nuestra Identidad Hebrea

Audioblog

En algún momento de la historia, las ovejas de la Casa de Israel fueron repudiadas y desechadas por Yehováh.

Si bien es cierto que todos tenemos una identidad o nacionalidad del país donde nacimos, ¿se ha preguntado usted alguna vez de dónde proviene ese deseo interno por conocer la verdad acerca de su identidad como pueblo de Dios?

Más allá del hecho de haber sido criado en el seno de una familia creyente o incluso de haber asistido a una iglesia dominical por mucho tiempo, compartiendo con otros hermanos su fe y experiencias de adoración, aún así persiste una inquietud en su corazón de seguir, obedecer y conocer aún más al Dios de Israel, ¿le ha sucedido?

Si su respuesta es afirmativa, quiero decirle que no se encuentra solo. A muchos nos ha ocurrido lo mismo y estamos en la misma búsqueda de querer resolver ese sentimiento profundo de amor por Dios y por su pueblo Israel.

Quiero compartirle una posible respuesta a esta inquietud, y la misma se encuentra en la historia del pueblo de Israel. Vayamos al primer libro de Reyes, capítulo 11.  A causa del pecado del rey Salomón, Yehováh dividió el reino de Israel en dos: la Casa de Judá y la Casa de Israel. La Casa de Judá, a pesar de haber sido llevada al exilio a Babilonia por causa de su pecado, pudo regresar a la tierra (de Israel), por la gracia del Altísimo preservar la Torá de Yehováh hasta el día de hoy. Mas no sucedió igual a la Casa de Israel; porque fue tomada en cautiverio por el imperio Asirio y eventualmente fue dispersada por el resto de las naciones.

En algún momento de la historia, las ovejas de la Casa de Israel fueron repudiadas y desechadas por Yehováh (Oseas 1:6,9) pero Él mismo prometió que eso no sería para siempre (Oseas 2:19-20,23).

Veamos ahora cómo el profeta Ezequiel menciona una hermosa profecía donde la Casa de Judá y la Casa de Israel volverán y serán una sola nación, y su siervo David reinará, y Yehováh habitará en medio de ellas. 

Así ha dicho Yehováh el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos. Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios. Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre. Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre. Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” Ezequiel 37:21-27.

Quizás esta profecía sea la respuesta que usted andaba buscando, confirmando así su identidad hebrea, como parte de la Casa de Israel que fue dispersada por todas las naciones, pero que un día será llamada nuevamente a regresar a casa, de vuelta a su hogar con nuestro Padre Yehováh.

¡Shalom!