Los sanos no tienen necesidad de médico

20 al 26 de Julio, Semana 23

Mt 9:9-14 Mt 9:9-14, Mc2:14-22; Lc 5:27-39 –

Por: Harold Calvo – 

Hace tan solo unas semanas atrás, Yeshúa y sus discípulos habían visitado Sicar una ciudad de Samaria que quedaba cerca de la parcela de tierra que Yaaqov le había entregado a su hijo Yosef (Jn 4:5). Es interesante que en aquel episodio de la vida de Yeshúa, se nos cuenta que él permaneció con los Samaritanos por un período de dos días (Jn 4:43).

Los Samaritanos, a pesar de no ser descendientes directos de Israel, representan proféticamente a las ovejas perdidas de la Casa de Israel, que fueron tomadas en cautiverio por el imperio Asirio.

Yosef, el hijo amado deYaaqov, tuvo dos hijos, Efrayín y Manasheh, de los cuales el menor (Efrayín) recibió la promesa por parte de Yaaqov (Gen 48:19),  que sería una multitud de naciones (goyim). La descendencia de Efrayín se ubicó al norte del territorio de la tierra de Israel, siendo Samaria su capital y terminó siendo esparcida por todas las naciones, mezclándose con los gentiles, dándole la espalda al Dios de sus padres, Yehováh.

En esta ocasión, los evangelios nos relatan que Yeshúa se sienta a la mesa a comer con lo que era considerado la escoria del pueblo: publicanos y pecadores. De inmediato es criticado por los líderes judíos de las sectas religiosas los cuales murmuran contra él cuestionando al Mesías de por qué comía con esa «clase de gente». Yeshúa teniendo muy claro su propósito, les respondió citando al profeta Oseas quien dijo “misericordia quiero, y no sacrificio” (Os 6:6).

Lo más interesante de todo esto es que el mensaje del profeta Oseas iba dirigido especialmente a las ovejas perdidas de la casa de Israel, a la descendencia de Efrayín la cual se había extraviado, y se les había dicho en aquel entonces que se “les daría vida después de dos días” (Os 6:2).

¿Te sientes extraviado? ¿Sientes que no eres digno de acercarte a Dios por su condición de pecador? Te tengo buenas noticias: Yehováh tiene un plan de redención a través de Yeshúa el cual dijo “los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos”. Él no vino a llamar a justos, sino que vino a llamarte a ti y a mi, a pecadores, para que nos arrepintamos y nos volvamos a Él, ¡aún estamos a tiempo!