Los Misterios del Reino

13 de Agosto del año 28 EC, Semana 26

Mt 13:10-23; Mr 4:10-25; Lc 8:9-18,

Por: Harold Calvo  -  

Después de haberle predicado en parábolas a las multitudes desde una barca en el mar de Galilea (Kineret), Yeshúa revela aspectos importantes acerca del Reino de los Cielos a sus discípulos. Ante la pregunta de por qué Yeshúa les hablaba en parábolas a las gentes, él les respondió diciendo:

Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.   Mateo 13:11

El Evangelio de Marcos nos aclara un poco más el panorama  con respecto a esta pregunta:

A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera del reino, por parábolas todas las cosas. Marcos 4:11

Muchas veces me frustraba tratando de encontrar una explicación a estos pasajes tan controversiales, donde Yeshúa claramente decía que le hablaba a las multitudes en parábolas para que ellos literalmente no entendieran; y esto para que se cumpliera la profecía de Isaías que dice:

Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis. Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad. Is 6:9-10

Es como que Yeshúa les hablaba de una manera codificada para que el pueblo no pudiera entender el mensaje que él traía acerca del Reino, pero, la pregunta es ¿por qué?

La respuesta la encontramos unos pasajes más adelante cuando leemos acerca de la parábola del sembrador. Se nos dice que el sembrador salió a sembrar, y parte de la semilla cayó:

  • Junto al camino: son los que oyen pero viene el adversario y roba la semilla (la palabra.
  • Sobre la piedra: oyen la palabra, pero en el tiempo de la prueba se apartan.
  • Entre espinos: oyen la palabra, pero la semilla se ahoga por los afanes, riquezas y placeres de la vida.
  • Buena tierra: con corazón bueno y recto retienen la palabra y dan buen fruto.

Para nadie es secreto que no todo el mundo está interesado realmente en seguir y obedecer las reglas del Reino. La mayoría de la gente está más interesada en los placeres de este mundo, los afanes y las riquezas.

Los misterios del Reino de los Cielos están apartados solamente para aquellos que atesoran la palabra con un “corazón bueno y recto y dan buen fruto”.

Shalom!

Comparte esto: