Las pruebas no son una opción para los hijos de Abraham

¿Te has sentido alguna vez como un náufrago en una isla, sólo y abandonado? Seguramente sí. Y quizás te hayas cuestionado si vale la pena transitar por esta senda estrecha. Después de todo,  ¿a quién le gustan las pruebas? ¿los problemas? ¿los malentendidos? ¿la soledad?, seguramente que si nos los dieran a escoger, elegiríamos los problemas más sencillos; y si fuera posible ¡los evitaríamos del todo!

Pero la vida no es así. Cuando decidimos seguir a Yeshúa, le concedemos a Yehováh nuestra autorización para que moldee nuestro carácter como corresponde a hijos suyos, tal y como debieran ser los ciudadanos de su Reino.

La tradición hebrea, nos dice que nuestro padre Abraham, enfrentó 10 pruebas, entre las que se hallan, el abandono de su tierra, la hambruna en Canaan, el secuestro de Sara en dos ocasiones, la guerra con los cuatro reyes para rescatar a Lot, su circuncisión a tan tardía edad,  el despido de Agar e Ismael, y la «atada de Yitsjaq» para sacrificarlo.

Esta magnífica historia va en sentido opuesto a la enseñanza de gran parte del cristianismo en el presente: «¡Acepta a Jesús para que se te acaben los problemas!» 

No. Los problemas no son una opción para los seguidores de la Toráh. Todo lo contrario; tenemos que vivir en un mundo cuyos parámetros y propósitos son opuestos a los de nuestro Padre Yehováh, por lo cual no podemos esperar que las cosas del día a día sean fáciles.

El apóstol Shaúl lo expresó con claridad:

Sí; todos los que quieran vivir piadosamente en Yeshúa el Mesías, padecerán persecución. 2 Timoteo 3.12

y Yeshúa expresó algo parecido:

Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué no se hará? Lucas 23:31

Este verso hace referencia a los padecimientos que enfrentó Yeshúa a causa de su celo por la Toráh. ¿Esperamos que para nosotros, sus seguidores, sea diferente? ¿No habrá confrontación para nosotros?

Juan nos ayuda a resolver este asunto aconsejándonos quitar nuestro foco de este mundo y sus atracciones:

No améis al mundo ni las cosas que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo: la codicia de la carne, la codicia de los ojos, y la soberbia de la vida, no viene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
1Juan 2:15-17

En resumen: desde los tiempos de Abraham hasta los tiempos de Yeshúa, las Escrituras dan testimonio de las pruebas que debieron enfrentar los que estuvieron comprometidos con la Verdad y la Toráh de Yehováh. No esperemos pues, que para nosotros sea diferente. Busquemos un lugar de honor al lado de los héroes que dejaron una huella en la historia por su fidelidad a Yehováh y a su Palabra, es lo menos que podemos hacer.