La Salud bajo ataque

VideoBlog

Cuando ingerimos alimentos vivos, estamos introduciendo energía de vida a nuestras células. En su estado natural, contienen todas las vitaminas, minerales y fibra que requiere nuestro organismo.

Necesitamos abrir los ojos a la realidad de que nuestra salud está bajo ataque. ¿Y quién si no nosotros mismos somos responsables por ella?

¡No! No son los médicos, ni los hospitales, ni el sistema de salud del país, porque cada quien tiene sus intereses particulares. Así que con la amenaza de salud que estamos afrontando, es muy importante poner mucha atención a lo que consumimos para alimentarnos.

Hasta hace un par de generaciones, la comida se recogía directamente de la tierra, de arbustos o de árboles, o se obtenía de animales que vivían en plena libertad y pasaba directamente a nuestra mesa. Pero en la actualidad la ciencia del manejo de alimentos, los ha sometido a procesos diversos pretendiendo «mejorarlos», y los ha  clasificado en tres categorías a saber:

  • Alimentos naturales
  • Alimentos procesados y
  • Alimentos ultraprocesados.

Hablemos primero de los alimentos naturales. Son aquellos a los que no se les añade ningún componente y llegan a nuestra mesa en el mismo estado que fueron producidos por la naturaleza. Solo podemos almacenarlos por un breve tiempo, y en pocos días observamos que van cambiando su aspecto porque se deterioran rápidamente; y si bien muchos de ellos se pueden consumir en su estado natural, otros requieren de preparación para consumirlos. En este grupo tenemos: las verduras frescas, los tubérculos, las frutas, las semillas, las legumbres, los frutos secos, las carnes y los huevos, entre otros.

¿Qué de los alimentos procesados? Bueno, son aquellos cuya naturaleza original e

s modificada. En el proceso se les añaden grasas, sal, azúcar o endulzantes artificiales, saborizantes, colorantes y otras sustancias para preservarlos por mucho tie

mpo. Estos alimentos, tras haber sido sometidos a procesos industriales sofisticados y diversos, han disminuido sensiblemente su calidad nutricional, si es que no la han perdido totalmente.

Algunos de estos son las verduras y frutas enlatadas, preparaciones congeladas, las carnes ahumadas, las carnes y los quesos curados, algunas clases de encurtidos, las aguas saborizadas y las bebidas alcohólicas, etc.. Aclaro que estas listas no son exhaustivas.

Pero los más peligrosos, son los alimentos ultraprocesados. En esta categoría entra todo lo que es fabricado en laboratorios con ingredientes industriales. Normalmente, suelen contener muy poca cantidad de alimentos naturales, los cuales a veces son irreconocibles en el artículo. En este grupo se incluyen: las papas fritas y los snacks de bolsa, las sopas en lata o deshidratadas, bollería industrial, chocolates, salchichas o embutidos, barritas de pescado y papillas, bebidas energizantes, cereales para el desayuno, margarinas, mermeladas, pizzas y muchos otros más.

Obviamente no pretendo agotar el tema en este corta publicación, sino motivarte a considerar de qué te estás alimentando. Pregúntate: ¿Qué estás poniendo dentro de tu cuerpo? ¿Será que tu condición de salud actual tiene que ver con lo consumes?

Consideremos las palabras de Yehováh nuestro Creador, por medio del profeta Jeremías:

“Deteneos en medio de los caminos y mirad; y preguntad por los senderos antiguos, y dónde está el camino bueno y andad por él, y hallad descanso para vuestras almas”. Jeremías 6:16

Y yo añadiría: y para vuestros cuerpos también.

Los alimentos naturales, son alimentos vivos por lo cual, cuando los ingerimos estamos introduciendo energía de vida a nuestras células. En su estado natural, contienen todas las vitaminas, minerales y fibra que requiere nuestro organismo. Los alimentos naturales aunque necesiten un poco de tiempo y esfuerzo para ser preparados, bien merecen la inversión que se hace en el proceso, por los beneficios que nos aportan. Este tipo de alimentos, gracias a sus potentes sustancias nutritivas, mantienen las enfermedades lejos de nosotros.

Un pensamiento final: La base para que puedas disfrutar de una buena salud, está en que cambies tus hábitos de la alimentación diaria. Necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral. Yehováh nos dio la naturaleza como fuente para vida física y necesitamos alimentarnos de ella.