Inequívocas señales del fin de la era

Asimismo, como ocurrió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los destruyó a todos. De la misma manera sucederá el día en que el Hijo del Hombre sea manifestado.  Lucas 17:28-30

En repetidas ocasiones, Yeshúa declaró que previo a su regreso la situación sería similar a los días que antecedieron al Diluvio y al castigo de Sodoma y Gomorra. ¿Y cuáles fueron esas condiciones? Ni más ni menos, las mismas de las que estamos siendo testigos:

    • Abortos – equivalente a los sacrificios de niños que se ofrecían a los demonios, despreciando la vida dada por el Creador.
    • Codicia – Deseo insaciable por obtener cosas materiales. Al presente casi todas las actividades de la vida, tienen que ver con la compra y venta de algún producto. El ser humano es insaciable y no se avergüenza de ello.
    • Uniones libres – Fornicación – Adulterio. El matrimonio está degradado y se ha convertido en la satisfacción temporal de pasiones, sin compromiso alguno.
    • Excesos en la comida y la bebida – Gula y dependencia de comidas y bebidas, con las consecuencia propias de tales excesos.
    • Producción industrial de alimentos – Mediante semillas manipuladas genéticamente unas pocas compañías producen el alimento para la humanidad porque a la mayoría de la gente se le tiene agrupada en ciudades, desconectándoles de al Creación y de Su Creador.
    • Edificaciones sin precedentes – como una respuesta a la necesidad de las multitudes hacinadas en los centros urbanos.

Como puedes ver, no necesitas ser una persona científica o profeta para identificar las condiciones actuales. Basta abrir los ojos y mirar a tu alrededor. Por supuesto no hemos mencionado todas las otras condiciones que también están ya presentes: Terremotos frecuentes, enfermedades a causa de la ignorancia de la gente que sigue confiando en los sistemas oficiales de salud, contaminación de nuestro planeta, desequilibrio en todos los sentidos, del delicado sistema creado por Yehováh… etc.

Entonces, pregúntate si realmente crees que esto va a mejorar por medio de un partido político o de un líder humano. En caso negativo, ¿piensas que esta situación va a durar mucho tiempo? Se necesitaría de ingenuidad y candidez para afirmar que finalmente los líderes políticos tienen voluntad y respuestas a todo este caos. La situación va a empeorar porque así está previsto.

Pero nuestra esperanza está en las promesas de nuestro Padre Eterno Yehováh quien oportunamente intervendrá para rescatar a su remanente fiel que se ha apartado del sistema contaminado y que ha puesto su confianza en Él. Si no lo has hecho aún, ¿Qué esperas?