Yom Teruah

Día de Trompetas

Septiembre 21-23  –  Semana 32

Mt 15:1-31; Mr 7:1-37

 

Por: Harold Calvo -

¡Han comenzado las Fiestas de Otoño de Yehováh! ¡Buenas noticias para los que caminan en justicia y misericordia; aman y guardan los mandamientos del Todopoderoso!

Veamos ahora tres aspectos interesantes que encontramos en la cronología de los evangelios durante los primeros tres días del séptimo mes, durante el cual se celebran las Fiestas de Otoño de Yehováh según el calendario bíblico hebreo:

  1. Yeshúa confronta a los fariseos.

Entonces se acercaron a Yeshúa ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo: ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. Respondiendo él, les dijo: ¿por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? Mateo 15:3

Esta confrontación toma lugar en Kfar Najum, justo en el día que debemos de recordar el sonido de las trompetas, el Día de Trompetas. Cabe destacar que a los mandamientos del Altísimo que fueron proclamados desde el Monte Synaí, se nos dijo que nadie puede añadir o sustraer nada.

  1. Yeshúa sana a la hija de una cananea (gentil), sin embargo reitera que él fue enviado a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

Él respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Mateo 15:24

Este hecho ocurrió el segundo día del séptimo mes.

  1. Yeshúa sana a un hombre sordo al tercer día del séptimo mes.

Y le trajeron un sordo y tartamudo, y le rogaron que le pusiera la mano encima. Y tomándole aparte de la gente, metió los dedos en las orejas de él, y escupiendo, tocó su lengua; y levantando los ojos al cielo, gimió, y le dijo: Efata, es decir: Sé abierto. Al momento fueron abiertos sus oídos, y se desató la ligadura de su lengua, y hablaba bien. Marcos 7:32-35

¡Que en este inicio de las Fiestas del Otoño, sea una motivación para guardar sus mandamientos desligándonos de la religión de hombres; reconozcamos nuestra identidad como pueblo de Israel y que nuestros oídos sean sanados de toda sordera para que podamos escuchar el toque de la final trompeta!

Comparte esto:

Los comentarios están cerrados.