Cuando Yehováh se oculta de nosotros

¿Te ha sucedido, que algunas veces tus oraciones parecen rebotar del techo donde estás, y parecen no llegar a su destino: El trono de Yehováh?

A lo largo de nuestras vidas, múltiples veces tenemos la «sensación» de haber sido dejados de lado; la «impresión» de que Dios está enojado con nosotros porque no llenamos sus expectativas y quizás acompaña a otros mejores que nosotros, por lo cual nos merecemos estar en un segundo o tercero o último plano para Él.

Pero no. Estas no son más que eso: Sensaciones e impresiones. Y estas son solo emociones fluctuantes que dependen mucho de nuestro estado de ánimo o incluso de nuestra salud física. Nuestras emociones nunca serán un terreno lo suficientemente firme para apoyarnos con confianza y para hacer buenas decisiones, porque, particularmente nosotros los latinos, somos muy dados a depender de nuestros estados de ánimo: Nos sentimos alegres, entonces damos afecto y compartimos «lo que sea»; pero si nos sentimos decaídos, tendemos a aislarnos, a auto-conmiserarnos, a sentirnos víctimas y fácilmente bajamos la guardia.

La historia de Purim, es precisamente una gran lección de porqué no debemos depender de los sentimientos ni de la apariencia de las circunstancias. En toda la historia narrada en el libro de Ester, el nombre de Yehováh ni siquiera se nombra, lo que le valió al libro haber sido sacado durante algunos años del Canon de la Biblia; pero el hecho de que su nombre no estuviera allí, no significa que Él hubiera estado ausente. Cierto: ¡No es visible su nombre! Pero cuando leemos toda la narración, es innegable que era Yehováh quien estaba conduciendo todos los hilos de esa historia, con gran maestría y habilidad.

Hubo momentos en los que los protagonistas titubearon, temieron, y casi se entregaron. Pero la fe un hombre: Mardoqueo, hizo la diferencia. Mardoqueo fue una persona que no se dejó llevar de las apariencias ni de las impresiones; actuó con determinación, y con esta frase central del libro, logró que las cosas cambiaran para bien de nuestro Pueblo:

Mardoqueo mandó que respondieran a Ester: No creas dentro de tu alma que has de escapar en la casa del rey más que cualquier otro judío. Por cuanto si en este momento callas, socorro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos, pero tú y la casa de tu padre pereceréis, y ¿quién sabe si para un tiempo como éste has llegado al reino? Ester 4:13–14,

Y aquí esta la lección para nosotros: Mardoqueo entendía que Yehováh había encaminado tiempo atrás a Hadasa (Ester), para ser la reina de Asuero (Ajarverosh) y eso la colocaba en un aposición de privilegio, pero también de gran responsabilidad.

Cuando entendemos que Yehováh es absolutamente soberano y que Él es quien está a cargo del desarrollo de la historia humana, entonces somos capaces de enfrentar cualquier adversidad, no sin preguntar: ¿Cuál es mi rol en esta historia? Porque Yehováh nunca se ausenta ni de nuestra vidas, ni de Su Plan. Más bien los tiempos en que parece estar «oculto» es cuando nuestra fe es puesta a prueba para demostrar que somos fieles y que quizás «para una ocasión como esa que tú estás viviendo, has llegado a este mundo».

La fe es una roca sólida que nos da estabilidad y seguridad cuando nuestros sentimientos tambalean; por tanto no te dejes engañar por sentimientos o sensaciones; mira a Yehováh, el Creador Eterno y Padre Nuestro y pregúntale: ¿Qué es lo que esperas que yo haga? Y determina actuar a pesar de cómo te sientas o de la apariencia de las circunstancias.