Titus Arch Roman Loot Menorah Temple Jerusalem Forum Rome Italy.

¿Qué es Tishá B’Av?


PATROCINADORES EXCLUSIVOS

Para acceder a este contenido, debe ser miembro de Club de Patrocinadores o iniciar sesión.

Healthy lifestyle concept with diet and fitness

¡Dejemos atrás el pan inmundo!

Audiopost

“…los hijos de Israel comerán su pan inmundo entre las naciones a donde Yo los disperse.
Ezeq 4:13

En estos tiempos, necesitamos asumir mayor responsabilidad por nuestra propia salud. El cuerpo humano diseñado por Yehováh, fue equipado para que constantemente se renovara y reparara a sí mismo; si tan solo siguiéramos las instrucciones provistas por Él como creador y diseñador, superaríamos muchos inconvenientes de salud.

Por su parte, la humanidad ha desarrollado, a lo largo de los años, tanto medicamentos como procedimientos para ayudar a la gente a enfrentar múltiples enfermedades; y curiosamente aun quienes hemos tenido un encuentro con Yeshúa, tendemos a poner toda nuestra confianza en tales cosas desconociendo las instrucciones provistas por el Creador y fortaleciendo la dependencia de los sistemas de salud.

Nuestro cuerpo, alma y espíritu, se ven afectados cuando consumimos cosas diferentes a aquellas que las Escrituras definen claramente como alimento. Somos lo que comemos y si nos mantenemos consumiendo comidas procesadas industrialmente, supuestamente mejoradas con colorantes, saborizantes, preservantes y quién sabe que más, estaremos proveyendo a nuestros cuerpos productos que no puede procesar, carentes de nutrientes naturales, que nos debilitarán en lugar de fortalecernos.

Mas si proveemos a nuestro organismo con la ‘comida original’ es decir las cosas que produce la tierra directamente, y tenemos en cuenta las instrucciones respecto a los animales que son comestibles, entonces estaremos en armonía con la Creación de Yehováh y veremos el fruto de ello, teniendo una salud radiante, como fue el caso del profeta Daniel, quien “decidió en su corazón no contaminarse con la comida del rey ni con el vino que bebía, por lo que pidió al príncipe de los eunucos que lo dispensara de esa contaminación.” Daniel 1:8

¿Cuál fue el resultado de esa decisión?

Al final de los diez días, sus semblantes tenían mejor parecer y estaban más saludables que todos los jóvenes que comían de los delicados manjares del rey.” Daniel 1:15

La decisión es de cada uno de nosotros. No es del médico, ni del dietista. Si proveemos al cuerpo lo que necesita, le estaremos ayudando a realizar su trabajo; de otra manera se lo estaremos dificultando y finalmente nos pasará la cuenta, padeciendo quebrantos, y convirtiéndonos en dependientes de medicinas, rebajando la calidad de vida y terminando como una carga para la familia.

No pospongamos esta importante decisión: Hoy es el día de iniciar un nuevo camino volviéndonos a los alimentos creados por Yehováh; esforcémonos por consumir verduras, frutas, tubérculos, y plantas diversas que nacen de la tierra; evitemos los alimentos procesados; bebamos agua pura; rebajemos o eliminemos el consumo de harinas refinadas y de azúcar; si consumimos carne, que sea solo de animales limpios conforme a las instrucciones de Levítico 11, para mantener nuestro ser en óptimas condiciones.

Cuando nuestros ancestros se olvidaron de Yehováh y su Pacto, Él los dispersó entre las naciones y advirtió:

“…los hijos de Israel comerán su pan inmundo entre las naciones a donde Yo los disperse.
Ezekiel 4:13

Tristemente, esto se ha cumplido; en nuestra ignorancia hemos estado consumiendo pan inmundo; es decir, comida que no proviene de la tierra y que lejos de proveernos la nutrición valiosa que requieren nuestros cuerpos, nos está matando lentamente.

Sí. Este es un llamado a volvernos a la Creación para consumir solamente las cosas que brotan de la tierra y que provienen de los animales declarados limpios por Yehováh, es la alternativa que tenemos para hacer frente a la contaminación presente que nos abruma por todas partes y que busca nuestra destrucción . Es tiempo de fortalecernos y disfrutar de una salud como la planeó Yehováh para sus hijos.

Tomemos conciencia de que somos un pueblo apartado, un pueblo especial que muestre aún por su salud radiante, que vivimos de acuerdo a las Instrucciones o Toráh de Yehováh.

Women hand using smartphone typing, chatting conversation working home in chat box icons pop up. Social media maketing technology concept.Vintage soft color tone background.

Dos redes en las que debemos estar

Audioblog

Nunca ha habido una población tan grande como la que hay en el presente. Pero resulta asombroso que a pesar de tener más personas en derredor nuestro, el contacto significativo con ellas sea menor y más superficial; porque cada individuo se mantiene absorto en sus aparatos electrónicos supuestamente «conectado» mediante las redes con otros individuos, muchos de las cuales ni siquiera conoce personalmente.

A lo largo de mi vida, descubrí que hay dos redes a las que sí vale la pena estar conectado y eso les voy a compartir.

Dios ha hecho dos tipos de revelación de sí mismo: Una, mediante la creación del mundo, que nos descubre las cosas invisibles de Él, su eterno poder y deidad; tal revelación está disponible para todos los pueblos; y otra: la Toráh que revela su carácter y que fue dada a un pueblo en particular. 

El mundo moderno nos ha conducido a desconectarnos de la Creación; vivimos en ciudades, alejados del Jardín que Yehováh preparó para que habitáramos en él. Le tenemos miedo a los insectos, a los animales, e ignoramos cómo suceden los milagros de la vida. En cambio, estamos rodeados de cemento, de tecnología, de radiaciones de toda clase que afectan nuestros cuerpos, y cada vez perdemos más la libertad que nos fue otorgada por el Creador.

Y respecto de la Toráh, en mi caso pasé muchos años adivinando el significado del «Nuevo Testamento», aprendiendo y enseñando doctrinas, algunas de ellas erradas y otras un tanto desenfocadas, todo por estar desconectado de la Toráh. 

Pero ha llegado el tiempo de re-conectarnos a esas dos redes.

Por mi parte, yo comencé conectándome a la Toráh. Lo hice cuando entendí que la Toráh representa «el esfuerzo» (por decirlo de una manera práctica) de nuestro Padre por estrechar su relación con su pueblo elegido: Israel. El resultado ha sido que he experimentado una depuración de los conceptos que había aprendido y he redefinido mis prioridades y comportamientos en todas las áreas descubriendo así una dimensión nueva de entendimiento de la vida.

La Toráh es un pozo profundo repleto de enseñanzas atemporales, es decir siempre aplicables, a la que ahora más que nunca, necesitamos mantenernos conectados para poder discernir los tiempos y los propósitos de Dios.

Las enseñanzas de la Toráh permanecen ocultas para el lector casual; pero tienen un efecto contundente en quienes recurren a ella de manera asidua. Un testimonio de esto, es el pueblo Judío que se ha mantenido leyéndola anualmente durante siglos. El resultado: Una identidad y estilo de vida que ha desafiado las persecuciones más crueles e inhumanas de la historia; un pueblo que a pesar de su pequeño tamaño, ha producido los cambios más grandes y significativos en la humanidad.

Sería necio de nuestra parte, subestimar el efecto de la Toráh en nuestras vidas. Con razón Yehováh le recalca a Josué:

esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de hacer conforme a toda la Toráh que mi siervo Moshé te ordenó. No te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que tengas buen éxito dondequiera que vayas. No se aparte de tu boca el Libro de esta Toráh. De día y de noche meditarás en él, para que cuides de hacer conforme a todo aquello que está en él escrito, porque entonces harás próspero tu camino, y tendrás buen éxito. Josué 1:7-8

Sí. La Toráh debe convertirse en el parámetro con el cual evaluamos toda enseñanza que llega hasta nosotros, sea de pastores, de líderes famosos, de escritores estrella, etc. Pero… ¿cómo puede ser esto posible, si no la conocemos a profundidad?

 Ahora estoy en el proceso de conectarme con la red de la Creación. La misma Toráh me impulsa a hacerlo; necesitamos regresar a nuestro lugar de origen: El Jardín de la Creación. ¿Acaso no sería ideal que los hijos de Yehováh viviéramos en campos espaciosos, siendo testigos del milagro de la vida cosechando nuestros propios alimentos y cuidando nuestros propios animales? Entonces podríamos entender muchas lecciones de la Toráh que están encriptadas en los procesos de lo que sucede en el campo.

Vamos! Es hora de cambiar la obsesiva conexión a las esclavizantes redes sociales y medios de comunicación oportunistas, para conectarnos de manera firme a las redes de Yehováh, que son fuente de Verdad que nos traen verdadera paz y libertad: Conéctate a la Creación y a la Torá, Su Palabra inmutable.

hidden  woman's face background  beautiful eye detail

Cuando Yehováh se oculta de nosotros

¿Te ha sucedido, que algunas veces tus oraciones parecen rebotar del techo donde estás, y parecen no llegar a su destino: El trono de Yehováh?

A lo largo de nuestras vidas, múltiples veces tenemos la «sensación» de haber sido dejados de lado; la «impresión» de que Dios está enojado con nosotros porque no llenamos sus expectativas y quizás acompaña a otros mejores que nosotros, por lo cual nos merecemos estar en un segundo o tercero o último plano para Él.

Pero no. Estas no son más que eso: Sensaciones e impresiones. Y estas son solo emociones fluctuantes que dependen mucho de nuestro estado de ánimo o incluso de nuestra salud física. Nuestras emociones nunca serán un terreno lo suficientemente firme para apoyarnos con confianza y para hacer buenas decisiones, porque, particularmente nosotros los latinos, somos muy dados a depender de nuestros estados de ánimo: Nos sentimos alegres, entonces damos afecto y compartimos «lo que sea»; pero si nos sentimos decaídos, tendemos a aislarnos, a auto-conmiserarnos, a sentirnos víctimas y fácilmente bajamos la guardia.

La historia de Purim, es precisamente una gran lección de porqué no debemos depender de los sentimientos ni de la apariencia de las circunstancias. En toda la historia narrada en el libro de Ester, el nombre de Yehováh ni siquiera se nombra, lo que le valió al libro haber sido sacado durante algunos años del Canon de la Biblia; pero el hecho de que su nombre no estuviera allí, no significa que Él hubiera estado ausente. Cierto: ¡No es visible su nombre! Pero cuando leemos toda la narración, es innegable que era Yehováh quien estaba conduciendo todos los hilos de esa historia, con gran maestría y habilidad.

Hubo momentos en los que los protagonistas titubearon, temieron, y casi se entregaron. Pero la fe un hombre: Mardoqueo, hizo la diferencia. Mardoqueo fue una persona que no se dejó llevar de las apariencias ni de las impresiones; actuó con determinación, y con esta frase central del libro, logró que las cosas cambiaran para bien de nuestro Pueblo:

Mardoqueo mandó que respondieran a Ester: No creas dentro de tu alma que has de escapar en la casa del rey más que cualquier otro judío. Por cuanto si en este momento callas, socorro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos, pero tú y la casa de tu padre pereceréis, y ¿quién sabe si para un tiempo como éste has llegado al reino? Ester 4:13–14,

Y aquí esta la lección para nosotros: Mardoqueo entendía que Yehováh había encaminado tiempo atrás a Hadasa (Ester), para ser la reina de Asuero (Ajarverosh) y eso la colocaba en un aposición de privilegio, pero también de gran responsabilidad.

Cuando entendemos que Yehováh es absolutamente soberano y que Él es quien está a cargo del desarrollo de la historia humana, entonces somos capaces de enfrentar cualquier adversidad, no sin preguntar: ¿Cuál es mi rol en esta historia? Porque Yehováh nunca se ausenta ni de nuestra vidas, ni de Su Plan. Más bien los tiempos en que parece estar «oculto» es cuando nuestra fe es puesta a prueba para demostrar que somos fieles y que quizás «para una ocasión como esa que tú estás viviendo, has llegado a este mundo».

La fe es una roca sólida que nos da estabilidad y seguridad cuando nuestros sentimientos tambalean; por tanto no te dejes engañar por sentimientos o sensaciones; mira a Yehováh, el Creador Eterno y Padre Nuestro y pregúntale: ¿Qué es lo que esperas que yo haga? Y determina actuar a pesar de cómo te sientas o de la apariencia de las circunstancias.

68701_N_12-07-14-22-22-05

Cuatro lecciones que aprendemos del Éxodo

Lección 1

Estamos en entrenamiento. Con facilidad olvidamos las grandes manifestaciones de Yehováh a nuestro favor y nos sentimos abandonados e impotentes. Pero Yisrael estaba en entrenamiento al igual que nosotros hoy; nuestros padres necesitaban aprender a vivir en dependencia total de su Elohim y Libertador; necesitaban aprender que también era Proveedor, Protector, Legislador  y Juez. Yehováh tomó al pueblo de la misma manera que se adopta un hijo que requiere de amor, pero también de dirección y corrección.

“…sino que trato con severidad mi cuerpo, y lo reduzco a servidumbre; no sea que, habiendo predicado a otros, yo mismo quede descalificado.” 1 Corintios 9:27

Lección 2

Los momentos amargos, pueden tornarse dulces. Cuando en medio del dolor y las dificultades acudimos a Yehováh por medio de Yeshúa, nuestras amarguras son cambiadas recibimos fortaleza y la vida se torna más dulce por Su presencia.

Por nada estéis angustiados, antes bien, por la oración y la súplica, en todo sean conocidas ante Yehováh vuestras peticiones con acción de gracias, y la paz de Yehováh, que sobrepuja a todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Yeshúa HaMashíaj.” Filipenses 4:6–7

Ante la queja del pueblo por la falta de comida, Yehováh envió codornices e hizo provisión del maná. Las instrucciones fueron precisas respecto a lo que deberían recoger entre semana y en particular el sexto día, víspera del Shabbat. Nótese que para entonces el pueblo ya tenía conocimiento del Shabbat a pesar de que la Toráh (Ley) no había sido aún entregada.

Lección 3

Parte vital del entrenamiento es aprender a depender de Yehováh día a día. Observemos que la oración de Yeshúa conocida como el Padre Nuestro, incluye la petición de recibir la provisión de alimento diario del Padre:

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.” Lucas 11:3

La respuesta de nuestros padres yisraelitas a las duras pruebas que tuvieron durante su estadía en el desierto es un ejemplo y una advertencia para nosotros los seguidores de Yeshúa, el Camino. Ellos a pesar de haber sido sacados de Mitsráyim y de haber visto las maravillas de Yehováh, no pudieron entrar en la tierra prometida debido a su incredulidad; y la generación que fue testigo de todas esas manifestaciones, pereció en el desierto. 

Lección 4

La salvación no la tenemos garantizada. Muchos que han sido hallado a Yeshúa, se quedarán por el camino, porque toman la senda ancha y evitan el sendero estrecho que conduce a la puerta estrecha. De tan gran multitud de personas mayores de 20 años que salieron de Mitsráyim, solo dos: Yahoshúa (Josué) y Kaleb entraron en la Tierra Prometida. Así mismo, son muy pocos los perseverarán hasta el fin y entonces serán salvos.

Y seréis aborrecidos por todos a causa de mi Nombre, pero el que perseveró hasta el fin, éste será salvo.” Marcos 13:13