shutterstock_1009055407 (1)

Inequívocas señales del fin de la era

Asimismo, como ocurrió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los destruyó a todos. De la misma manera sucederá el día en que el Hijo del Hombre sea manifestado.  Lucas 17:28-30

En repetidas ocasiones, Yeshúa declaró que previo a su regreso la situación sería similar a los días que antecedieron al Diluvio y al castigo de Sodoma y Gomorra. ¿Y cuáles fueron esas condiciones? Ni más ni menos, las mismas de las que estamos siendo testigos:

    • Abortos – equivalente a los sacrificios de niños que se ofrecían a los demonios, despreciando la vida dada por el Creador.
    • Codicia – Deseo insaciable por obtener cosas materiales. Al presente casi todas las actividades de la vida, tienen que ver con la compra y venta de algún producto. El ser humano es insaciable y no se avergüenza de ello.
    • Uniones libres – Fornicación – Adulterio. El matrimonio está degradado y se ha convertido en la satisfacción temporal de pasiones, sin compromiso alguno.
    • Excesos en la comida y la bebida – Gula y dependencia de comidas y bebidas, con las consecuencia propias de tales excesos.
    • Producción industrial de alimentos – Mediante semillas manipuladas genéticamente unas pocas compañías producen el alimento para la humanidad porque a la mayoría de la gente se le tiene agrupada en ciudades, desconectándoles de al Creación y de Su Creador.
    • Edificaciones sin precedentes – como una respuesta a la necesidad de las multitudes hacinadas en los centros urbanos.

Como puedes ver, no necesitas ser una persona científica o profeta para identificar las condiciones actuales. Basta abrir los ojos y mirar a tu alrededor. Por supuesto no hemos mencionado todas las otras condiciones que también están ya presentes: Terremotos frecuentes, enfermedades a causa de la ignorancia de la gente que sigue confiando en los sistemas oficiales de salud, contaminación de nuestro planeta, desequilibrio en todos los sentidos, del delicado sistema creado por Yehováh… etc.

Entonces, pregúntate si realmente crees que esto va a mejorar por medio de un partido político o de un líder humano. En caso negativo, ¿piensas que esta situación va a durar mucho tiempo? Se necesitaría de ingenuidad y candidez para afirmar que finalmente los líderes políticos tienen voluntad y respuestas a todo este caos. La situación va a empeorar porque así está previsto.

Pero nuestra esperanza está en las promesas de nuestro Padre Eterno Yehováh quien oportunamente intervendrá para rescatar a su remanente fiel que se ha apartado del sistema contaminado y que ha puesto su confianza en Él. Si no lo has hecho aún, ¿Qué esperas?

question-mark-3255140_1280

Las pruebas no son una opción para los hijos de Abraham

¿Te has sentido alguna vez como un náufrago en una isla, sólo y abandonado? Seguramente sí. Y quizás te hayas cuestionado si vale la pena transitar por esta senda estrecha. Después de todo,  ¿a quién le gustan las pruebas? ¿los problemas? ¿los malentendidos? ¿la soledad?, seguramente que si nos los dieran a escoger, elegiríamos los problemas más sencillos; y si fuera posible ¡los evitaríamos del todo!

Pero la vida no es así. Cuando decidimos seguir a Yeshúa, le concedemos a Yehováh nuestra autorización para que moldee nuestro carácter como corresponde a hijos suyos, tal y como debieran ser los ciudadanos de su Reino.

La tradición hebrea, nos dice que nuestro padre Abraham, enfrentó 10 pruebas, entre las que se hallan, el abandono de su tierra, la hambruna en Canaan, el secuestro de Sara en dos ocasiones, la guerra con los cuatro reyes para rescatar a Lot, su circuncisión a tan tardía edad,  el despido de Agar e Ismael, y la «atada de Yitsjaq» para sacrificarlo.

Esta magnífica historia va en sentido opuesto a la enseñanza de gran parte del cristianismo en el presente: «¡Acepta a Jesús para que se te acaben los problemas!» 

No. Los problemas no son una opción para los seguidores de la Toráh. Todo lo contrario; tenemos que vivir en un mundo cuyos parámetros y propósitos son opuestos a los de nuestro Padre Yehováh, por lo cual no podemos esperar que las cosas del día a día sean fáciles.

El apóstol Shaúl lo expresó con claridad:

Sí; todos los que quieran vivir piadosamente en Yeshúa el Mesías, padecerán persecución. 2 Timoteo 3.12

y Yeshúa expresó algo parecido:

Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué no se hará? Lucas 23:31

Este verso hace referencia a los padecimientos que enfrentó Yeshúa a causa de su celo por la Toráh. ¿Esperamos que para nosotros, sus seguidores, sea diferente? ¿No habrá confrontación para nosotros?

Juan nos ayuda a resolver este asunto aconsejándonos quitar nuestro foco de este mundo y sus atracciones:

No améis al mundo ni las cosas que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo: la codicia de la carne, la codicia de los ojos, y la soberbia de la vida, no viene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
1Juan 2:15-17

En resumen: desde los tiempos de Abraham hasta los tiempos de Yeshúa, las Escrituras dan testimonio de las pruebas que debieron enfrentar los que estuvieron comprometidos con la Verdad y la Toráh de Yehováh. No esperemos pues, que para nosotros sea diferente. Busquemos un lugar de honor al lado de los héroes que dejaron una huella en la historia por su fidelidad a Yehováh y a su Palabra, es lo menos que podemos hacer.

shutterstock_540430552

Celebrando Sukot en familia

Habló Yehováh a Moshé, diciendo: 
 Habla a los hijos de Yisrael, y diles: El dia quince de ese mes séptimo es la solemnidad de los Tabernáculos para Yehováh durante siete días. El primer día habrá santa convocación. No haréis ningún trabajo de servidumbre…  En el octavo día tendréis santa convocación, y presentaréis ofrenda ígnea ante Yehováh: es reunión solemne, ninguna obra de servidumbre haréis. Levítico 23:34-36

Algunas versiones de las Escrituras utilizan la palabra: Tabernáculos para referirse a la Fiesta de Sukkot, que también puede ser nombrada como de las Cabañas ó Tiendas ó Enramadas (todos estos nombres son sinónimos y se pueden usar sin problema).

Lo primero que necesitamos tener en mente es que tanto el Primer día de la Fiesta como el Octavo, son declarados “de santa convocación… ningún trabajo de servidumbre haréis.” Lo cual significa que cada uno de estos días es de reposo.

La Toráh nos instruye a reunirnos en esos días para regocijarnos delante de YHWH y presentar holocausto u ofrenda ígnea, cosa que no podemos hacer por las razones obvias. Entonces, ¿Qué podemos hacer?

Aspectos importantes

En primer lugar, es una celebración que se realiza después de haber recogido la cosecha. Para nosotros que no estamos en el campo, esto puede carecer de sentido; sin embargo, si reflexionamos acerca de los alimentos que llegan a nuestra mesa cada día, nos daremos cuenta de que son el producto de la tierra que semanas o meses atrás fueron provistos por la bondad de Yehováh, entonces la celebración comenzará a cobrar significado.

En segundo lugar, observemos que la Fiesta sigue un patrón similar al de la Fiesta de Matzot – Panes Sin Levadura: Comienza con un día de reposo, continúa por siete días y el Octavo será otro día de reposo, lo que trae a nuestra mente la sombra de un nuevo comienzo! Así mismo la humanidad está determinada a vivir por siete milenios antes del nuevo comienzo que se menciona al final del libro de Apocalipsis.

En tercer lugar, se nos da la instrucción de tomar cuatro clases de ramas: Arbol frutal, palmera, árbol frondoso y sauce. No dice que para construir una enramada con ellas, sino para regocijarnos en presencia de Yehováh.

Ciertamente el día quince de este mes séptimo, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, celebraréis una fiesta solemne a Yehováh durante siete días. El primer día habrá un reposo solemne, y el octavo día también habrá un reposo solemne. 

El primer día tomaréis para vosotros fruto de árbol selecto, ramas de palmeras, ramas de árboles frondosos y sauces del arroyo, y durante siete días os regocijaréis en presencia de Yehováh vuestro Dios. 

Levítico 23:39-40

A continuación compartiré los significados que nuestros hermanos de Yahudáh han hallado en cada una de las especies usadas en la Fiesta:

    1. Una fruta de árbol selecto: Puede ser un cítrico o cualquier otra fruta especial de buen gusto y fragancia. Representa a una persona sabia en la Toráh y con buenas acciones.
    2. La palmera (de dátiles): Es comestible, pero no tiene fragancia. Representa a una persona con sabiduría pero sin buenas acciones.
    3. Arbol frondoso (Mirto): Buena fragancia, pero incomible. Representa a una persona que realiza buenas acciones pero que le falta sabiduría.
    4. Sauce: No tiene ni sabor ni fragancia. Representa a la persona que no tiene sabiduría y que tampoco realiza buenas acciones.

En cada noche de la semana podríamos «invitar» a grandes personajes de Yisrael tales como Avraham, Yitsjak, Yaakov, Moshé, Aharón, Yosef (José), David, etc. para compartir acerca de ellos en la Sukka, lo cual haríamos leyendo porciones de sus vidas y tomando lecciones de ellos, para aplicarla a la vida de los presentes:

En cuarto lugar, el pasaje anterior nos ordena «regocijarnos en la presencia de Yehováh«. Así, los días intermedios de Sukkot son marcados por celebraciones, canciones y danzas para Yehováh. También se puede leer el libro de Eclesiastés durante el primer Shabbat de Sukkot, porque constituye una buena reflexión acerca de lo que significa la vida.

¡EN SUKKOT NOS PREPARAMOS PARA EL REGRESO DE YESHÚA!

Por otro lado, cada vez que celebramos la Fiesta, estamos mirando hacia el futuro, cuando Y’shua retornará como Rey para establecer su autoridad, sometiendo a todas las naciones y rescatando a Yisrael de lo que parecería una destrucción inevitable.

En resumen

Mirando hacia atrás, recordamos que Yehováh hizo su morada entre los hombres, durante la travesía de nuestros padres por el desierto, y también hacemos memoria de que Yeshúa se hizo hombre viniendo a morar en un cuerpo (tienda) similar a nosotros; y mirando hacia adelante celebramos con esperanza que un día Yeshúa descenderá para establecer su morada definitiva en medio de su pueblo y nunca más se irá. Como ves, toda la Fiesta tiene que ver con la Presencia de Yehováh y/o Yeshúa entre nosotros, ya en el pasado, ya en el futuro.

Por eso es una celebración de regocijo, de alegría, de relajación, de disfrutar las cosas buenas que Yehováh nos ha provisto. Ese es el mandamiento. En otras palabras: se prohibe estar tristes! Gocémonos pues y busquemos que nuestro Padre nos enseñe mucho más de Él y de su bendita Palabra por medio de esta Celebración.

shutterstock_1299421846-Piloto

Obediencia: Una palabra desacreditada

¿Te imaginas a un piloto que despega su nave por la pista que mejor le parece? ¿Que toma la ruta caprichosa para llegar a su destino y que aterriza cuando le da la gana usando la pista que se le antoje? No necesitamos ser clarividentes para anunciar una tragedia. Un piloto experimentado, sabe que debe obedecer cuidadosamente las instrucciones que le proveen desde las torres de control, para llegar a su destino protegiendo su vida y las de sus pasajeros.

Al presente la palabra obediencia está muy desacreditada, principalmente porque Hollywood nos ha vendido la imagen de héroes rebeldes que logran sus propósitos desafiando aún a sus propios jefes. Esto no es otra cosa que lo anunciado por el apóstol Shaúl en 2Timoteo 3, que nos describe la descomposición de los tiempos del fin, previa al retorno del Mesías. 

Sin embargo, Yehováh siempre nos dará la libertad de hacer decisiones. Esto es claro cuando leemos Su Palabra, que siempre nos motiva a tomar la opción correcta: obedecer sus Instrucciones.

Si bien Yehováh, como soberano absoluto, bien pudiera imponer sus decretos sin dejarnos alternativa, no solo nos da la posibilidad de decidir, sino que además nos da motivaciones para obedecer mostrándonos los beneficios de hacerlo y desde luego las terribles consecuencias de hacer la decisión equivocada.

De hecho Su Creación está organizada de acuerdo a Sus Leyes y Decretos por lo cual al informarnos de esas leyes, nos está dando el privilegio de sacar ventaja de ellas. Observa detenidamente los versos 7:13-15 del Libro de Deuteronomio, y detalla cuidadosamente las bendiciones que resultan de la obediencia.

Reflexiona:
Si algunas de estas bendiciones están ausentes de tu vida, ¿será que la calidad de tu obediencia tiene algo que ver allí?

La OBEDIENCIA no es solamente un asunto externo.  Yeshúa nos mostró claramente cuál debería ser nuestra actitud al obedecer, buscando no solo cumplir externamente la letra de la Toráh, sino descubriendo su espíritu para que nuestra obediencia sea perfecta.

shutterstock_1315920878

¿Cuál es la importancia de seguir Las Instrucciones?

Un aspecto sobre el cual necesitamos reflexionar es que Yehováh le plantea a Yisrael, que una vez hayan entrado en la tierra, TODOS  los mandamientos que han recibido serán vigentes:

Pondréis cuidado pues en observar todos los estatutos y decretos que yo pongo hoy delante de vosotros.
Deuteronomio 11:32

Encontramos en esto una sombra de lo que es nuestra vida una vez que hemos sido rescatados por Yeshúa: Antes vivíamos en el mundo (Mitsráyim-Egipto) sin Elohim y sin Toráh. Yeshúa llegó a nosotros nos rescató de la esclavitud del pecado (de los deseos, las pasiones, la culpa, el temor, etc.) y en cierto sentido «cruzamos el Jordán» es decir hicimos un mikvéh (inmersión o bautismo), y declaramos públicamente que hemos entrado en una nueva vida.

Pero de la misma manera que la nación de Yisrael una vez establecida en la tierra prometida tenía la responsabilidad de elegir vivir de acuerdo a los estatutos y decretos entregados por Yehováh, nosotros, tenemos la responsabilidad de elegir llevar una vida de acuerdo a esos mismos estatutos y decretos, modelados por Yeshúa, y re-confirmados por él.

En otras palabras, si afirmamos que estamos en Yeshúa, nuestra vida ha de ser regida por sus Instrucciones – Toráh, porque como él claramente proclamó:

No penséis que he venido a abrogar (anular) la Toráh o los Profetas; no vine a abrogar, sino a dar cumplimiento.
Mateo 5:17

Declaración confirmada por Yojanán (Juan) en su primera carta:

En esto sabemos que le hemos conocido: si guardamos sus mandamientos. El que dice: yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, es mentiroso, y la verdad no está en él…  
1 Juan 2:3-6

Razón de la obediencia

Guarda y escucha todas estas palabras que yo te mando, para que haciendo lo bueno y lo recto ante los ojos de Jehová tu Dios, te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti para siempre.
Deuteronomio 12:28

Si observas cuidadosamente, te darás cuenta de que en ningún pasaje donde se invita a la obediencia, Yehováh dice que al hacerlo alcanzaremos la vida eterna! No! la obediencia es para que podamos establecer familias sanas, relaciones interpersonales adecuadas, negocios justos y una sociedad equilibrada que sea ejemplo para las demás naciones de la tierra. La salvación siempre fue planeada por misericordia mediante el sacrificio de Yeshúa, el cual fue anunciado desde Génesis 3:15.

En otras palabras Yehováh nunca tuvo la intención de que los seres humanos fueran salvos por el cumplimiento de la Ley – Toráh. Esta no fue dada con ese propósito. En cambio, sí encontramos vez tras vez que seguir sus Estatutos lo mejor que podamos, nos producirá una vida de libertad, abundancia y comodidad en esta tierra.

El capítulo 14 retoma el asunto de las prácticas paganas comunes, tales como las marcas en el cuerpo (tatuajes) y los alimentos que Yehováh creó para que fueran nuestro alimento.

shutterstock_384331075

No diferimos mucho de Balaam

’Elohim dijo a Balaam: No irás con ellos ni maldecirás al pueblo, porque él es bendito.
Números 22.12

Cuando estamos frente a alguien que consideramos terco, coloquialmente y cariñosamente también usamos la expresión: «no seas burro», porque este animal eventualmente tiene sus ataques de terquedad.

Una persona terca, es alguien que ha cerrado sus oídos a las razones más claras y poderosas, porque se halla «casada» con sus propias opiniones y pensamientos. Es alguien atrapado en la caja de su experiencia y considera que lo sabe todo y nada tiene que aprender.

Balaam, el profeta pagano, tenía ese perfil: Consultaba a Yehováh, pero como Él no afirmaba sus deseos y planes, buscaba cómo darle la vuelta a sus directrices, para conseguir lo que su corazón deseaba ardientemente.

¿De qué sirve orar en busca de dirección, cuando el corazón ya ha tomado un sendero? ¿Responderá Yehováh a quienes solo buscan que Él les confirme sus deseos egoístas?

Balaam buscó una y otra vez, la manera de cumplir los deseos del rey Balac de maldecir a Yisrael porque íntimamente anhelaba la paga ofrecida. De nada valió que Yehováh hiciera hablar a su asna para hacerlo entrar en razón; y de no ser porque Yehováh tenía un pacto con nuestro padre Avraham, respecto a que ni él ni su descendencia serían maldecidos, seguramente hubiera proferido las palabras que deseaba el rey Balac.

Cuando Yehováh nos ha revelado Su voluntad respecto de algo, es un asunto no negociable. Es el caso de los Mandamientos:  No imaginemos que Yehováh, cuando establecía, por ejemplo el sexto mandamiento, tiró una moneda al aire y dijo: «con cara, asesinar es pecado y con sello (o cruz) asesinar es bueno».  La moneda cayó «cara» y por eso entonces asesinar es malo!  ¿Suena ridículo verdad? Cuando Yehováh toma decisiones, lo hace de acuerdo a su carácter y sus planes eternos. En éste caso, Yisrael estaba en el centro de Su propósito y nada cambiaría la bendición que ya había sido decretada y otorgada.

Así en nuestro diario caminar, si hemos de buscar la dirección de Yehováh para cualquier aspecto de la vida, pongámonos en una posición neutra realmente, y estemos dispuestos a renunciar a lo que más anhela nuestro corazón, porque solo entonces sera posible discernir el camino correcto.