Tzedakáh – Un privilegio ignorado

Uno de los primeros actos de obediencia que Yehováh pide a Su pueblo, es «recoger» (cosechar y poner aparte) las primicias de nuestra cosecha o fruto del trabajo (en el presente: Salario, aumento de salario, primeras ganancias de un negocio etc), la porción sagrada, y darla tanto a los que sirven a Yehováh, como a los pobres, ya sean estos extranjeros, viudas o huérfanos.

Y dirás en presencia de Yehováh tu Dios: He apartado de mi casa lo consagrado, y también lo he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, conforme a todo tu mandamiento que me ordenaste. No he transgredido tus mandamientos ni los he olvidado. Devarim (Deuteronomio) 26:13

Si no estamos obedeciendo este mandamiento, entonces tenemos muy poca base Escritural para estar expectantes de las bendiciones de Yehováh en nuestras finanzas. Recordemos que Yehováh ha prometido que si le obedecemos entregando la décima parte de lo que nos provee, Él detendrá al devorador para beneficio nuestro y de nuestras finanzas:

Os alejaré al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra ni os hará estéril la vid en el campo, dice Yehováh Sebaot. Malaquías 3:11

Pero actuar de modo contrario, también trae consecuencias. Si fallamos en apartar la porción que corresponde de nuestro ingreso, entonces estamos rompiendo el pacto al robar a Yehováh; y como consecuencia, el siervo que sirve a Yehováh, al igual que la viuda, el huérfano y el extranjero en necesidad sufrirán; no por descuido de Yehováh sino porque aquél a través de quien debería llegar Su socorro, se apropió de lo que no le pertenece. Entonces es cuando caemos bajo maldición y le damos al devorador un piso legal para que llegue a destruir nuestras finanzas.

Aunque Yeshúa nos ha quitado la maldición que pesaba sobre nuestras cabezas a causa de haber quebrantado la Toráh, Él no nos ha quitado la responsabilidad de seguir su ejemplo viviendo una vida apartada de los patrones de este mundo. Cuando entendemos que estamos caminando en pecado en alguna área, debemos arrepentirnos y regresar a Él.

Y esto es verdad también en nuestra área financiera. Al separar nuestro diezmo – la porción apartada (kadosh) de nuestros ingresos – recogiéndola (cosechándola y poniéndola aparte) de nuestra posesión, para compartirla con quienes nos ordena la Toráh, volvemos a Yehováh de muchas maneras y Él regresa a nosotros:

¡Volveos a mí, y Yo me volveré a vosotros!, dice Yehováh Sebaot. Pero vosotros decís: ¿En qué nos hemos de volver ¿Robará el hombre a ’Elohim? ¡Pues vosotros me habéis robado! Pero decís: ¿En qué te hemos robado? ¡En los diezmos y en las ofrendas! ¡Me habéis maldecido con maldición, porque vosotros, la nación toda, me estáis robando!  Malaquías 3:7-9

No todo en el judaísmo es errado. Allí se enfatiza la práctica de dar, en hebreo: tzedakáh (caridad) que es considerada un Mandamiento tan importante, que si alguien no lo cumple, se duda de que pueda tener descendencia. Dar a los pobres es una obligación en el judaísmo, un deber que no puede ser abandonado incluso por aquellos que están en necesidad. Algunos de sus sabios han dicho que la tzedakáh es el más elevado de todos los mandamientos, igual a todos ellos combinados, y que una persona que no realiza tzedakáh es equivalente a un adorador de ídolos. No en vano Yeshúa afirmó: Donde esté tu tesoro, allí estará tu corazón.
 
Este principio se afirma también en el Brit Hadasháh (Nuevo Testamento), donde se enfatiza que si no damos cuando vemos a un hermano en necesidad material, es dudoso que el amor de Yehováh realmente more dentro de nosotros:

Pero el que tiene bienes en este mundo, y ve a su hermano en necesidad, y cierra su corazón, ¿cómo podrá habitar el amor de Yehováh en él? 1Juan 3:17

Por supuesto, el Señor recompensa la compasión y la generosidad. Él promete que cuando damos a los pobres y necesitados, las viudas y los huérfanos, nos retribuirá por lo que hayamos dado.

El que da al pobre presta a Yehováh, y Él se lo devolverá. Proverbios 19:17