Resumen Profético de las Fiestas de Otoño

En esta oportunidad, vamos a hacer un repaso de las Fiestas de Yehováh correspondientes al Otoño desde una perspectiva profética. Es importante tener presente que Yeshúa vino la primera vez como un siervo sufriente y cumplió las Fiestas de la primavera:

Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Isaías 53:7.

Ahora él volverá, en esta ocasión a cumplir las Fiestas del Otoño como Rey Supremo, a establecer un reino justo por encima de todos los reinos de la tierra:

Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Yehováh será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos. Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos. Miqueas 4:1,3.

Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío. Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura. Isaías 11:1,3-5.

Día de Trompetas

El Día de Trompetas toma lugar el primer día del séptimo mes. Un evento del cual “nadie conoce el día ni la hora, sino que solo el Padre” (Mt 24:36). Pablo nos brinda una palabra de esperanza acerca de los que durmieron en el Señor, previo al día de Trompetas:

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en el Mesías resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 1 Tesalonicenses 4:16-17.

Todo esto sucederá después de la gran tribulación de aquellos días, donde seremos reunidos y llevados delante del trono de Dios:

Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Estos son los que han salido de la gran tribulación… Apocalipsis 7:9-10,14.

Yom Kipur

Una vez que somos reunidos y llevados delante del trono de Yehováh, Yohanan (Juan) amplia ese momento y describe el escenario; nos habla acerca del mar de vidrio mezclado con fuego, y es aquí donde se da inicio a “los diez días temibles” previos al Día de Expiación:

Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios.
Apocalipsis 15:2.

Este será un tiempo de introspección, donde nuestras obras serán pasadas por fuego:

“…la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará” 2 Corintios 3:13.

Al mismo tiempo la ira de Yehováh está siendo derramada sobre la tierra:

“Vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios” Apocalipsis 15:1.

Sucot

Después de que el juicio y las copas de la ira de Yehováh sean derramadas sobre la tierra, la Novia entonces se prepara para las Bodas del Cordero, las cuales dan inicio a la Fiesta de Tabernáculos:

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Apocalipsis 19:7-8.

Posteriormente, Yeshúa y sus santos se preparan para la batalla contra los reinos de este mundo y los vencerán, estableciendo así el Reino milenial de Dios sobre la tierra.

De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Apocalipsis 19:15.

Después de mil años, Satanás será liberado de sus cadenas y hará guerra contra el Santo de Israel, pero Yeshúa lo vencerá, y Satanás será echado junto al falso profeta, al lago de fuego.

Finalmente, el juicio del Gran Trono Blanco, el día del juicio final habrá llegado. Los libros se abrirán, “y el que no se halló inscrito en el libro de la vida será lanzado al lago de fuego” Apocalipsis 20:15.

Es aquí donde Yohanan vio un cielo Nuevo y una tierra nueva, la nueva Yerushaláyim descender del cielo… y viviremos un eterno Sucot con nuestro amado Yeshúa!