Primeros Frutos

¿QUÉ son LOS PRIMEROS FRUTOS?

Enseguida de Pésaj es Matzot – la Fiesta de los Panes sin Levadura, que tiene una duración de siete días durante los cuales se nos prohibe consumir alimentos que contengan levadura.

Esta es una conmemoración del Exodo cuando nuestros ancestros Israelitas dejaron Egipto, saliendo de prisa sin suficiente tiempo para esperar que su pan leudara.

En vista de que la Fiesta dura una semana completa, siempre habrá un Shabat (Sábado) semanal en ella. El día después de ese Shabat se nos ordena llevar los “primeros frutos” de la cosecha, en forma de harina molida y tostada preparada con la primera cebada madura del campo y elevarla ante Yehováh como una ofrenda mecida; estos son los Primeros Frutos.

Primeros Frutos

¿Se cumplió la sombra profética de LOS PRIMEROS FRUTOS?

Primeros Frutos

Sí! El año en que Yeshua fue crucificado, el sacrificio de Pésaj (y el sacrificio de nuestro Salvador) ocurrieron un Miércoles. Como la Biblia dice en Mateo 12:40, el estuvo en la tierra por tres días y tres noches (las noches del miércoles, jueves y viernes y los días del Jueves, Viernes y Sábado).

Esta cuenta nos lleva exactamente a final del Shabat y comienzo de “el día después del Shabat”, es decir, el día de los Primeros Frutos! Yeshúa, nuestro Mesías, resucitó en el Shabat y enseguida cuando el día de los Primeros Frutos comenzó, resucitó los santos cuyas tumbas habían sido abiertas previamente al momento de su muerte en el madero; entonces en la mañana del primer día después del Shabat, los presentó en el Templo Celestial ante Yehováh, cumpliendo de manera literal la sombra profética de la Fiesta de los Primeros Frutos.

¿Cómo podemos celebrarla?

Hoy no hay Templo adonde pudiéramos llevar nuestro Primeros Frutos; tampoco hay sacerdotes que los pudieran presentar; pero podemos recordar este mandamiento de otras maneras. La Biblia nos instruye a cuidar a las viudas, a los extranjeros, a los huérfanos y a los Levitas (Deuteronomio 26:12)

El mandamiento pone a prueba nuestra obediencia para separar los primeros frutos de nuestro trabajo y darlo a personas en necesidad o bien a una organización seria que ayude a este tipo de personas. Otra alternativa es preparar el doble de comida y darle la primera porción a alguien que la necesite, o compra en la tienda comida para alguien antes de comprar la tuya.

Cuando celebras la Fiesta de los Panes sin Levadura y los Primeros Frutos, conviene recordar lo que declara 1 Corintios 15:20:

“Ahora el Mesías ha resucitado de los muertos y se ha convertido en los primeros frutos de aquellos que duermen.”

Yeshúa fue el primogénito de los muertos (Apocalipsis 1:5) y con las llaves de la muerte y la tumba (Apocalipsis 1:18), resucitó a los santos que fueron la ofrenda de los Primeros Frutos para su Padre Celestial.

Primeros Frutos
Comparte esto: