¿Habrás sido hostil hacia Yehováh?

Audio Blog

Vergonzosamente, muchas veces nosotros actuamos de manera hostil ante las Instrucciones (Toráh) de Yehováh

¿Te has encontrado alguna vez de frente con un perro hostil? No importa que tengas una actitud amigable o temerosa o neutra, él siempre te mostrará los dientes tratando de amenazarte o agredirte.

Vergonzosamente, nosotros actuamos de la misma manera muchas veces ante las Instrucciones -Toráh de Yehováh.

Para ayudarnos en la compresión del tema, veamos un par de definiciones:

  • Hostil: contrario o enemigo. 

  • Hostilidad: indica una actitud provocativa y contraria, generalmente sin motivo alguno, hacia otro ser vivo. Implica una conducta abusiva y agresiva que puede reflejarse en violencia emocional o física, ya sea de una sola persona, de un grupo pequeño o de una gran cantidad de gente, y estar dirigida, de igual forma, a uno o más sujetos.

Hay perros hostiles, que muerden la mano de su amo.

Levítico 26:14 -41 nos declara de manera precisa y muy detallada lo que Yehováh considera hostilidad hacia Él: Desobediencia a la Toráh, rechazo y desprecio de sus leyes y quebrantamiento del Pacto que hicimos con Él.

Esto fue precisamente lo que hicieron nuestros padres, cuando habiendo sido exiliados por mano de los Asirios, fueron expulsados de la tierra que Yehováh nos había entregado como herencia.

De una manera consistente, ellos prefirieron abandonar la instrucción que Yehováh les había provisto para que fueran la nación más bendecida de la tierra. Entonces sustituyeron la Verdad por la mentira que los esclavizó y les llevó a vivir en condiciones deplorables.

En el pasaje, Yehováh advierte tres veces, en los versos 21, 24 y 28 que si al traer disciplina sobre ellos, no hay reacción, entonces multiplicaría el castigo por siete. Y eso es lo que finalmente se cumplió porque la Casa de Israel, que originalmente debía estar en el exilio por 390 años de acuerdo a Ezequiel 4:5, ha estado en tal condición por 2730 años (390×7).

El tiempo de este exilio terminó alrededor del año 2009, cuando comenzó este despertar e interés por la identidad Hebrea. Pero siempre la pregunta permanece: ¿Continuaremos hostiles hacia Yehováh? Es decir, ¿mantendremos una actitud de desprecio por la Toráh, por sus estatutos, ordenanzas, mandamientos, reglas, celebraciones y testimonios quebrantando el Pacto que hicieron nuestros padres?

El propósito de Yehováh al darnos su Toráh no fue otro que equiparnos para vivir protegidos por Él y sus bendiciones. En la Toráh nos está revelando, en parte, la manera como organizó su Creación y cómo esta funciona; por eso, si seguimos sus instrucciones lograremos sincronizarnos con Su Plan y nuestras vidas tendrán sentido. Pero ignorarlas o contaminarlas añadiendo cosas o mezclándolas con tradiciones y costumbres heredadas, es asumir una actitud hostil, desconfiada, agresiva y rebelde que traerá consecuencias funestas a nuestras vidas.

Si a pesar de todo esto no me obedecéis, sino que procedéis con hostilidad contra mí, entonces Yo procederé con hostilidad airada contra vosotros, y yo mismo os castigaré siete veces por vuestros pecados.

Levítico 26:27–28, LBLA

Ahora bien, la hostilidad de Yehováh no es comparable con la nuestra. Es curioso, porque nuestra hostilidad hacia Él, nos afecta a nosotros principalmente por las consecuencias que conlleva. El no se ve afectado en lo absoluto. Y con la hostilidad de Yehováh hacia nosotros, también llevamos las consecuencias! solo que peores… o mejor dicho multiplicadas por siete! 

Seamos buscadores de la misericordia y gracia de nuestro Padre en lugar de provocar su hostilidad porque siempre llevaremos las de perder; y cosa difícil y dolorosa será enfrentarnos con ella.