Cualquiera que me oye…

Mateo 5:1-7:29 – 6 al 12 de Julio, Semana 21

Por: Harold Calvo

Sin duda alguna, el Sermón del Monte es uno de los discursos más famosos que encontramos en el relato de los Evangelios. En él, Yeshúa les enseña a sus discípulos las reglas que predominan en el Reino de los Cielos, las cuales son completamente contrarias a las que promulgan los reinos o sistemas mundiales actuales. El Reino de los Cielos se rige por reglas de justicia y son benevolentes hacia el necesitado.

Veamos un cuadro comparativo de cómo gobiernan los gobiernos mundiales actuales en contraste con el gobierno del Reino de los Cielos:

 

 


Somos la sal de la tierra (Mt 5:13)
Además de estas cosas, Yeshúa señala aspectos importantes acerca de cómo debemos vivir nuestras vidas mientras estemos en este mundo:

  • Somos la luz del mundo (Mt 5:14)
  • La Torá no ha sido abolida (Mt 5:17)
  • Debemos ser pacificadores (Mt 5:25)
  • No cometeremos adulterio ni siquiera en nuestro corazón (Mt 5:28,32)
  • Debemos cumplir lo que prometemos (Mt 5:37)
  • Debemos bendecir a los que nos maldicen (Mt 5:44)
  • No sepa nuestra izquierda lo que hace nuestra derecha (Mt 6:3)
  • Debemos perdonar a los que nos ofenden (Mt 6:15)
  • Debemos ayunar para Dios y no para los hombres (Mt 6:18)
  • No debemos acumular riquezas (Mt 6:19)
  • Debemos cuidar nuestro corazón (Mt 6:22)
  • No podemos servir a dos señores (Mt 6:24)
  • No debemos afanarnos (Mt 6:25)
  • No debemos juzgar a los demás (Mt 7:1)
  • Debemos tratar a los demás como queremos ser tratados (Mt 7:12)
  • Debemos entrar por la puerta estrecha (Mt 7:13)
  • Debemos dar buen fruto (Mt 7:17)
  • Debemos hacer la voluntad del Padre (Mt 7:21)

Yeshúa concluye su discurso diciendo “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca”. Mt 7:24